Newsletter: consejos para evitar la carpeta de SPAM

En Webmefy trabajamos con las herramientas más potentes para ayudarte a completar el salto digital de tu empresa y para ello, un paso fundamental es Klaviyo, la aplicación de mail marketing profesional que analiza el comportamiento de tus clientes en tu sitio web. Con este software puedes crear newsletters personalizadas en función de ese comportamiento, lo que aumenta exponencialmente las probabilidades de éxito. Sin embargo, existe una palabra que hace tener pesadillas a las newsletters… Esa no es otra que la palabra “SPAM”.

Porque el SPAM para las newsletters es lo que la kriptonita para Superman o lo que el agua bendita para los vampiros. Hay que intentar evitarlo por todos los medios, pero lo cierto es que a menudo esto no resulta fácil, porque los usuarios son reacios a recibir este tipo de comunicaciones y terminan marcándolos como SPAM. ¿Qué podemos hacer para evitar esto?

Tradicionalmente ha existido la creencia de que el bombardeo masivo de correspondencia electrónica era un camino acertado hacia el éxito. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que esto está bastante lejos de la realidad y que lo que provoca en el receptor es un enérgico rechazo. No existe una solución concreta, pero en Klaviyo se han puesto manos a la obra para conseguir que tus correos electrónicos eviten esa carpeta tan temida.

Con esta herramienta tenemos acceso a multitud de datos referentes a la interacción de nuestros clientes con nuestras newsletters: tasa de apertura, tasa de clics, anulaciones de suscripción, rebotes, marcados como SPAM, etc. Por eso, nuestro trabajo consistirá en analizar todos estos datos para saber qué correos funcionan mejor y cuáles lo hacen peor.

También tenemos que conocer cómo se comporta el algoritmo que siguen servidores de correo electrónico como Gmail o Yahoo, ya que cada uno tiene sus características. En este sentido se ha avanzado tanto que estos algoritmos son capaces de analizar por sí mismos la interacción de los clientes con nuestros correos electrónicos. Si esta interacción se reduce y se espacia con el tiempo, es muy probable que dichos correos caigan en la carpeta de SPAM, ya que el algoritmo interpretará que han dejado de ser relevantes.

  1. Revisar el proceso de suscripción

Hay que tener claro de dónde procede cada dirección de correo electrónico de las que tenemos en nuestra lista. Si sabemos cómo ha llegado cada una de ellas, estaremos mucho más cerca del objetivo de ser relevantes para los receptores, ya que podremos enfocar una campaña distinta para cada perfil de usuario. Si este se ha registrado específicamente para recibir la newsletter o si se ha suscrito al formalizar una compra. Cada perfil es distinto y deberemos conocerlos todos.

  1. Una lista de correo electrónico actualizada

De nada sirve enviar correos electrónicos a usuarios que han dejado de tener interés en nuestra tienda online. Por este motivo, es necesario hacer una limpieza de manera regular en esta lista de correo electrónico. Si nunca has hecho una, conviene que lo vayas actualizando cada quince días y, si consideras que la tienes actualizada, puedes disminuir la frecuencia. El objetivo es el de enfocar nuestra estrategia hacia aquellos usuarios que realmente muestran interés en nuestra actividad.

  1. Identificar a los clientes comprometidos

Una vez que hayas realizado una buena limpia en tu lista de correo electrónico, ha llegado el momento de localizar a aquellos que más interactúan con nuestras comunicaciones. Esto es una tarea sencilla, ya que Klaviyo nos da reportes muy potentes de los que es fácil extraer esta información. Lo ideal es componer un segmento de perfiles comprometidos, ya que es muy probable que estos sí abran nuestro correo electrónico, lo que además contribuirá a que el algoritmo de su gestor de correo nos reconozca como un remitente de verdadero interés.

Si un usuario ha abierto uno de nuestros emails en los últimos 30 días, le consideraremos un usuario comprometido. Evidentemente, esto reducirá muchísimo el tamaño de nuestra lista, pero así nos aseguraremos de que enfocamos nuestras fuerzas en la dirección adecuada. No tardaremos en darnos cuenta de que la tasa de apertura de nuestros correos aumenta.

  1. Prestar atención a las métricas

Klaviyo ofrece gran cantidad de información y es nuestra responsabilidad analizarla en profundidad para sacar las mejores conclusiones. Esto lleva mucho tiempo y es probable que no dé resultados en el corto plazo, pero a la larga termina funcionando. Alcanzar una tasa de apertura del 25% o más es un objetivo ambicioso que nos ayudará a captar nuevos clientes.

  1. Realizar ajustes de contenido

Si has realizado todo este trabajo durante tres o cuatro semanas y comienzas a conseguir resultados en tasas de apertura o de clics únicos, ya estás en el camino correcto. En este punto tienes que analizar qué correos han funcionado mejor y cuáles peor, para ir ajustándolos poco a poco. Esta es la mejor manera de que tu cliente se sienta identificado con tu marca.

  1. Whitelabel (etiqueta blanca) en tus correos

Agregar algunos registros CNAME a tu proveedor de alojamiento puede resultarte muy útil en algunos casos, ya que se agrega una capa adicional de autenticación del dominio. Esta capa le dice a los ISP que estos correos electrónicos son auténticos y confiables.

Si estás interesado en comenzar a trabajar con Klaviyo, puedes hacerlo desde aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.