Claves para mejorar el rendimiento de tu tienda online

Recientemente analizábamos en Webmefy la importancia de la velocidad para mejorar las ventas de tu tienda online y en esta ocasión queremos seguir ahondando en el tema, ya que consideramos que es de una importancia capital si quieres que tu negocio se sitúe a la vanguardia de tu sector. Hoy en día la competencia es feroz y esta se ve incrementada en el comercio online, donde son constantes las innovaciones y las mejoras para atraer a un cliente que tiene en su mano el poder de comparar para elegir la opción que más le convenga. Ante un panorama tan cambiante y competitivo, conviene que enfoquemos todos nuestros esfuerzos a mantener una tienda online rápida y ágil, que responda a las necesidades de nuestros clientes. Este cliente es cada vez más exigente y no debemos ver eso como una amenaza, sino como una oportunidad para seguir progresando. Para ello, es clave mejorar el rendimiento de nuestra tienda online.

Como comentábamos en el anterior texto, el responsable de la tienda online puede verse tentado a agregar una gran cantidad de funcionalidades al sitio web, pensando que eso lo hará más atractivo para el público. Las grandes colecciones de productos, las experiencias 3D o las compras inmersivas de realidad aumentada; son opciones que debemos considerar, pero sin olvidar que pueden ralentizar nuestra web. Tenemos que tener claro que nuestra tienda online puede verse ralentizada al tener que realizar muchos procesos durante la carga. Esto, como ya sabemos, aumenta de manera dramática la tasa de rebote y eso es algo que, como responsables últimos del negocio, no podemos permitirnos.

Un milisegundo puede suponer millones en pérdidas

Un solo segundo de retraso en la carga de nuestro sitio web puede suponer una reducción del 7% en el registro total de conversiones, por lo que podemos hacernos una idea de la importancia de un proceso de carga fluido. Hay que encontrar el balance adecuado entre la funcionalidad y la velocidad de carga del sitio. Según una reciente encuesta de Retail Systems Research (RSR) la mayoría de sitios del comercio minorista siguen siendo demasiado lentos y los sitios móviles lo son todavía más.

El rendimiento es lo primero para mejorar nuestra tienda online

Según los investigadores del sector, el 44% de los sitios web de comercio online tienen problemas críticos de rendimiento y el 82% han presentado algún tipo de dificultad en este sentido. Unos datos que han de servir para hacernos reflexionar, ya que Google tiene en cuenta estos parámetros a la hora de posicionarnos, afectando gravemente a nuestros resultados de SEO en términos orgánicos.

Si aún no has realizado ningún análisis del rendimiento de tu tienda online, te recomendamos que lo hagas cuanto antes. Para ello puedes hacer uso de herramientas como Lighthouse de Google o PageSpeed Insights para comparar  tu sitio con el de la competencia. Estas herramientas generan informes de rendimiento y ofrecen sugerencias para mejorar la página web en los aspectos que sea necesario.

La última actualización de Lighthouse causó estragos en el sector del comercio electrónico, ya que muchos sitios (algunos de ellos tan prestigiosos como Amazon o Apple) vieron reducidas ampliamente sus puntuaciones. Esto es lo que Lighthouse tiene en cuenta y lo que penaliza:

  • Tiempo que tarda en aparecer el primer contenido: esto es fundamental, porque indica al cliente que el proceso ha comenzado y que la página web se está cargando realmente.
  • Tiempo de carga de las primeras fuentes web: aunque esto no es visible para el cliente, sí que es un dato de gran importancia.
  • Índice de velocidad: es una métrica de rendimiento de carga de la página que muestra cómo de rápido se completa el contenido de manera visible.
  • Tiempo para interactuar: esta métrica marca cuánto tiempo tarda una página web en volverse interactiva para el usuario.
  • Las solicitudes cuentan la cantidad de llamadas que el navegador realiza a un mismo recurso.
  • El tamaño de la página mide la cantidad total de datos transferidos mientras se carga la página.

En la mayoría de los casos, son los sitios web ricos en imágenes grandes los que más penalizan al rendimiento, pero lo cierto es que no es este el único motivo. A continuación desenmascaramos a los verdaderos responsables del deterioro del rendimiento de sitios web:

  • Tamaño de la imagen: sin duda este es uno de los problemas principales. Imágenes demasiado demasiado pesadas, en formatos no optimizados, etc. Revisa bien todas las imágenes de tu sitio web y asegúrate de que están optimizadas para web. De no ser así, utiliza herramientas como Photoshop o TinyJPG para guardarlas en el formato adecuado. Los sitios mejor valorados sitúan el peso máximo de sus imágenes en 142 Kb. Sin duda, esto ayudará a mejorar el rendimiento de tu tienda online.
  • Imágenes rotativas: si bien son muy atractivas para el cliente, pueden perjudicar seriamente el rendimiento de un sitio web. Tienen un gran potencial, ya que se estima que pueden aumentar las conversiones hasta en un 27%, pero su uso es complejo. Comprime al máximo las imágenes desde todos los ángulos y utiliza una red de entrega de contenido CDN para que las imágenes se entreguen automáticamente al usuario desde el servidor más cercano a él.
  • Carruseles y slides: son los principales responsables del empeoramiento de la tasa de conversión. Su eliminación puede reducir ampliamente el tiempo de carga de la página web. Analiza en profundidad si es realmente necesario para ti. Si decides que no, no dudes en suprimirlo.
  • Carga lenta: puedes elegir la opción de carga diferida de las imágenes para que se carguen según se avanza en el scroll. Ponte en contacto con tu desarrollador para valorar la implantación de esta característica conocida como Lazy Load.
  • Animaciones: aunque se ha demostrado que los GIFs son muy útiles y que mejoran los ratios de conversión, también es cierto que ralentizan mucho la página. Google recomienda sustituirlos por vídeos, que tienen un rendimiento mucho más optimizado.
  • JavaScript y CSS: google recomienda migrar a HTTP/2, ya que elimina los límites de solicitudes simultáneas y la falta de compresión del encabezado. Una reunión con el departamento de informática de tu empresa te ayudará a tener más claro este punto.
  • Exceso de código: el código debe estar perfectamente redactado para eliminar elementos innecesarios. En este sentido, es imprescindible la labor de un buen informático con experiencia en el sector que elimine HTML, CSS y JavaScript incorrectamente codificado.
  • Aplicaciones de terceros: las herramientas de búsqueda en tu sitio web pueden aumentar las conversiones, pero las soluciones de terceros también pueden ralentizar la web.

Informe de velocidad de tu tienda online Shopify

Consciente de todas estas dificultades, Shopify pone a disposición de todos sus marketers una interesante herramienta para mejorar el rendimiento de la tienda online. Ubicada en la sección ‘Análisis’ del Administrador podremos ver la puntuación de nuestro sitio en Google Lighthouse, una puntuación relativa sobre cómo se compara nuestra tienda con otras similares de Shopify y un gráfico que compara nuestras distintas puntuaciones en Lighthouse a lo largo del tiempo. Este informe incluye también recomendaciones prácticas, consejos para mejorar la velocidad del sitio y un directorio de socios que ayudan a mejorar el rendimiento. No obstante, la mejor opción para conseguir mejorar el rendimiento de una tienda online es que un experto realice una auditoría profunda.

Si quieres montar tu propia tienda online, en Webmefy te invitamos a hacerlo con esta prueba gratuita de 14 días con Shopify.

Leave a Reply

Your email address will not be published.