Blog
- ¿Cómo hacer dropshipping en ecommerce & Shopify?

Vender es el objetivo principal de cualquier persona que, como tú, tiene, o va a abrir, un negocio en  Internet. Sin embargo, hay alternativas eficaces para conseguirlo con el menor esfuerzo. Una de ellas  es el dropshipping. ¿Quieres saber cómo darle el impulso necesario a tu tienda online? 

¿Qué es el dropshipping? 

El dropshipping es un método que te permite no tener un almacén lleno de productos, gastarte dinero  en manipularlos y tener una plantilla de profesionales que se encargue del proceso de coger el  producto, embalarlo y enviarlo. Solo tienes que comprar el producto solicitado a un tercero, que será  el que lo envíe. Adoptando este sistema conseguirás ahorrar costes, no arriesgar tu dinero y poder  comenzar un negocio de este tipo con una inversión mínima. 

¿Qué necesitas para aplicar este método a tu tienda en Internet? 

Contactar con alguno de los proveedores de dropshipping que ofrecen sus servicios en Internet.  Recuerda que la oferta es amplia y que no está de más encontrar un nicho de mercado o por explotar,  algo casi imposible, o muy específico y de alta demanda. Recuerda que dado el bajo coste de esta  propuesta, podrás abrir varias tiendas especializadas a medida que vaya cambiando el mercado. 

Aspectos imprescindibles antes de abrir tu tienda 

Antes de conocer cuáles son los pasos del proceso detallado dentro de la plataforma, es necesario  que tengas en cuenta los siguientes factores: 

  • Comienza analizando el sector de tu interés y encontrando el nicho más adecuado para ti. Siempre es  positivo adquirir algún que otro conocimiento al respecto para elegir las mejores alternativas dentro  del nicho que elijas. 
  • Analiza todas las palabras clave relacionadas con el sector elegido, toma nota de todos los  sinónimos, expresiones, frases hechas y posibles preguntas que pueda realizar cualquier cliente  potencial para encontrar tu tienda. 
  • Realiza un estudio de mercado comprobando que lo que vas a vender tiene un precio que te permita  obtener beneficios en el plazo que decidas. 

Ventajas del dropshipping.

Este tipo de metodologías te proporcionan alguna ventajas a la hora de crear tu tienda online como son:

  • Reducir los costes: No necesitas tener un almacén, por lo tanto los costes de almacenaje no existen, ya que los proveedores son directamente los que envían el producto al cliente. Además, esto permite una gran rotación de los productos y hace que no te quedes con stock de productos que no se vendan de manera correcta.
  • Disponibilidad de los productos: De manera convencional los ecommerce necesitan recibir los productos para ponerlos a la venta en su página web. El dropshipping permite publicar directamente el artículo, ya que el envío se producirá de manera directa al cliente.
  • Amplio catálogo, sin riesgos: El dropshipping te permite ofrecer un catálogo de productos muy diversos, de esta manera tu tienda online puede incrementar sus ventas, ya que solamente tienes que publicar los productos en tu página web y del resto se encargan los proveedores, sin tener físicamente ningún producto. Además, si algún producto del catálogo no tiene éxito el riesgo para el vendedor es nulo, ya que el inventario de este producto lo gestiona directamente el proveedor. 
  • Eliminación de la parte logística de tu negocio: Te podrás despreocupar totalmente de la parte del envío de los productos: preparación, etiquetado, envío… Todo esto corre por parte del dropshipper que es quien se tiene que encargar de esta tarea. Esto hará que puedas dedicar tu tiempo a otras actividades para mejorar tu ecommerce.

Desventajas del dropshipping.

No todo iban a ser ventajas, a continuación te contamos también algunos inconvenientes del dropshipping.

  • Menor margen de beneficio: Vas a tener ganancias, pero serán menores que si tu compras y posteriormente vendes el producto. Tu ganancia va a estar muy ligada a la demanda del mercado, ya que si estás en un mercado muy competitivo y te toca bajar los precios para vender tu producto, lo que irás disminuyendo es tu margen de beneficio.
  • Pérdida de la parte logística: Como hemos visto esto tiene su parte buena, pero también tenemos que hablar de la parte mala de la pérdida de control de este paso. Cualquier incidencia que ocurra con un envío, para el cliente será culpa tuya. Además, si tienes diferentes proveedores puede que los pedidos lleguen en distintas fases o que los clientes tengan que pagar distintos gastos de envío por cada pedido y esto siempre puede ser un impedimento a la hora de realizar la compra.

¿Cómo puedes hacer dropshipping en Shopify? 

Son varios los pasos que seguir para convertir tu nueva tienda en un éxito comercial. Te los  comentamos todos en el siguiente listado. 

  1. Regístrate.
    Abre una cuenta en Shopify. Durante el registro tendrás que añadir el nombre de tu tienda (lo  expuesto en el apartado anterior es imprescindible para encontrar una palabra fácil de identificar y  reconocer). Completa la ficha correspondiente con la información solicitada. Espera la llegada del  correo electrónico de confirmación. 
2. Comienza a llenar tu catálogo de productos. 

Añade los productos que vayas a vender. Es posible que te parezca más apropiado comenzar con el  diseño, pero te será más fácil hacerlo con tu catálogo operativo. Selecciona el proveedor que  prefieras y sube los productos que quieras vender. 

Lo habitual es que herramientas como Oberlo, Modalyst o Spocket te permitan subir lo que quieras  fácilmente. Selecciona el precio de venta calculando el beneficio que quieres obtener. Revisa las  herramientas de la plataforma, ya que la mayoría está especializada en grupos de productos  específicos, lo que te evitará tener que buscar en él, normalmente, enorme catálogo de los mayoristas. 

3. Edita cada ficha. 

Por más que elijas un nicho concreto y exitoso, siempre vas a tener competencia. Para tener más  oportunidades, has de diseñar una estrategia de marketing de contenidos eficaz. Describe cada  producto, informa de sus ventajas y destaca por usar un lenguaje a la medida de tu clientela. No te  olvides de las etiquetas para que sea más fácil encontrar lo que vendes. 

4. Diseña tu tienda y configura el sistema de ventas. 

Comienza agrupando los productos por grupos creando colecciones. Es entonces cuando debes  poner en práctica la filosofía Data Driven para usar el análisis de los datos del nicho correspondiente  a tu favor. Usa todas las técnicas disponibles para que cada cliente compre lo que busca, pero que  también sepa que tienes a la venta otros artículos complementarios. 

En lo referente al diseño, elige entre un tema gratuito y uno de pago (teniendo en cuenta lo que vas a  ahorrarte, esta opción es la más adecuada). Elige los colores corporativos y especifica todos los  detalles lo máximo posible. Insistimos, hay mucha competencia y el diseño puede marcar la  diferencia. Añade fotografías, gráficos y diseños específicos para crear un espacio personalizado que  invite a comprar. 

5. No olvides añadir páginas a tu tienda.

Es esencial que el cliente sepa quién eres en una página específica. También es posible añadir  detalles como una selección de las preguntas más frecuentes, los datos de contacto e incluso un  blog en el que colgar contenidos sobre los nuevos productos de tu catálogo. Si evitas caer en lo que  hacen otros, conseguirás que tu propuesta sea la favorita de tu clientela potencial. 

6. La importancia del menú. 

Recuerda que vas a recibir tráfico desde los resultados de un buscador o a través de tu blog. Ahora  bien, si uno de tus clientes potenciales tarda más de 15 segundos en encontrar lo que busca,  abandonará tu tienda. Por lo tanto, debes incluir un buscador, un menú lateral y todo lo necesario  para facilitar la navegación y, especialmente, para que en dos o tres clics cualquier persona pueda  comprar un producto. 

7. Los últimos toques.

Edita tus preferencias (están relacionadas con el título de tu tienda y con su metadescripción).  Elige un nombre de dominio (apuesta por una palabra fácil de recordar y de escribir) que será el que  incluyas en la dirección de tu tienda. Recuerda que si contratas un servidor externo, mejor que mejor  para ganar en independencia. 

Shopify te permite, por unos 10 euros, comprar un dominio con el nombre de tu tienda. Termina  concretando cuáles son los métodos de pago que vas a aceptar (cuantos más mejor para darle mayor  libertad a la clientela). Tras seleccionar el plan más adecuado para ti, solo te queda comenzar a  vender. 

Como ves, aprovechar herramientas como Shopify para empezar a hacer dropshipping no requiere  una gran inversión ni de dinero ni de tiempo. Así, podrás empezar a vender cualquier producto  cuanto antes y centrarte en desarrollar una estrategia de marketing que te catapulte hasta el éxito. 

Te puede interesar:

La importancia de expandir tu marca en marketplace: ¿has considerado vender ahí?

¿Qué vender en mi tienda online? ¡Los artículos con más éxito de la red!

¿Qué métricas útiles nos da por defecto Google Analytics para empezar a optimizar nuestra web?

banner contacto

Leave a Reply

Your email address will not be published.